0159
D. Ramón Cañizares Japón, prestigioso investigador de la historia de las cofradías de Sevilla y archivero de la Hermandad de la Soledad de San Lorenzo, nos ha enviado recientemente esta noticia que ha encontrado en la Hemeroteca del Diario ABC y que aporta datos muy interesantes sobre la relación entre nuestra Hermandad y la Casa Ducal en el siglo pasado, ya que documenta la primera visita oficial a Olivares de la entonces Duquesa de Montoro y actual Duquesa de Alba, invitada por la Hermandad para la jura del cargo de Camarera de Honor de Nuestra Señora de los Dolores en su Soledad. Se trata de una crónica, publicada en la sección “Ecos de Sociedad” bajo el título de “Visita Noble”, que relata la visita que realizaron a la Villa de Olivares el día 30 de abril de 1.948 los entonces Excelentísimos Señores Duques de Montoro, D. Pedro Luis Martínez de Irujo y Artazcoz y Dª Cayetana Fitz-James Stuart y de Silva, quienes habían contraído matrimonio en la Catedral de Sevilla el 12 de octubre de 1.947. El texto de la noticia, que aparece en la edición del domingo 2 de mayo de 1.948, es el siguiente:

“A las seis de la tarde del día 30 próximo pasado, previa invitación por la Hermandad de la Soledad de Olivares (Sevilla), giraron visita los excelentísimos señores duques de Montoso, acompañados por D. Armando Soto Ibarra, a fin de jurar los cargos que en dicha Hermandad ostentan de Hermano Mayor Honorario ,camarera de honor y hermano honorario respectivamente. En la puerta de la iglesia parroquial fueron recibidos los ilustres visitantes por el señor cura párroco, señor alcalde, comandante de puesto de la guardia civil, Junta de Gobierno de la Hermandad y numeroso público. Después de visitar el Sagrario, pasaron a la capilla de Nuestra Señora de la Soledad a la jura de los cargos, cantándose al final de la ceremonia solemne Salve a la Santísima Virgen. Detenidamente admiraron una vez más las preciadas obras de arte del templo, retablos, imágenes, cuadros, panteón de sus antepasados, etc., y después de ser obsequiada la excelentísima señora duquesa con un ramo de claveles, acompañados por la Hermandad visitaron la capilla de la Santa Vera-Cruz, desde donde, seguidamente, entre aplausos, partieron a visitar sus posesiones en el campo. Olivares vivió unos instantes de alegría y se honró al tener tan distinguida visita, muy especialmente la Hermandad, quien no encuentra palabras para tan grande agradecimiento y se encuentra orgullosísima al tener entre sus cofrades a tan nobilísimos señores.-R.”

Ver noticia ABC de 1948

A %d blogueros les gusta esto: