La Hermandad sintió desde un principio el deber cristiano de ejercitar la caridad, con la obligación de cuidar de la asistencia a los hermanos que estuviesen enfermos, ordenando que “se les libre alguna limosna del caudal de nuestra Hermandad para su socorro y alivio”.
A %d blogueros les gusta esto: