0190Dicen que Rafael Ariza ya descansa eternamente junto a los titulares de su hermandad de la O en ese lugar donde se reúnen los hermanos antiguos para hablar de las cosas de su cofradía. Pero eso es imposible, o al menos no nos lo queremos creer. No nos creemos que vaya a llegar un nuevo Domingo de Ramos y no escuchemos ya el gregoriano monocorde de su voz –ni una palabra más alta que la otra- al mandar los pasos.

Su figura enjuta, su cabello blanco, su mirada franca formaban parte de este paisaje tanto como los nazarenos y los pasos. La suya era la imagen del adiós, de un reloj que daba las doce en San Lorenzo y una Virgen que ponía el broche de oro a la Semana Santa mientras Loreto y el Sacri se afanaban por ensartar entre la candelería la última saeta.
 
Rafael Ariza, que ya era Ariza el Viejo como su abuelo, se nos marchó tras una enfermedad. Sus hijos, sus sobrinos y sobre todo su memoria le van a hacer vivir por los siglos de los siglos en una Semana Santa que la gente como él hizo posible. GRACIAS MAESTRO.

Capataz histórico.

0192Rafael Ariza Sánchez, nació el 15 de diciembre de 1937 en Sevilla. Es, indiscutiblemente, uno de los grandes de martillo de todos los tiempos. Nieto, hijo y padre de una dinastía de capataces que ha formado parte de la historia del mundo del costal. Formó parte de una saga de capataces que llevan más de cien años al frente de cuadrillas de costaleros. Su abuelo José Ariza Aguirre fue uno de los legendarios capataces de la ciudad. Su hermano, José, se retiró del mundo del costal el pasado año tras cincuenta años llamando en distintos pasos procesionales. Su padre José Ariza Mancera, también fue capataz. Ha mandado en la mayoría de las cofradías de la ciudad. La familia Ariza es reconocida a nivel cofrade recibiendo el “Nazareno de Plata” por parte del Consejo General de Hermandades y Cofradías y el premio Demófilo 1992, por la Fundación Antonio Machado. Los Ariza tienen el honor de comandar las cuadrillas de la hermandad de La O durante más de setenta y cinco años de forma consecutiva, algo que no ha conseguido hasta la fecha ninguna saga de capataces en la ciudad de la Giralda.
Sus hijos Ramón, Pedro y Rafael y su sobrino Toni, son capataces y ha recogido el legado y sapiencia de Rafael y José. Era en la actualidad capataz titular de las hermandades de Sevilla capital de La Hiniesta, San Esteban, La O y Soledad de San Lorenzo y de la Virgen de los Remedios de la localidad onubense de Villarrasa.
En el cielo seguramente esté formando ya cuadrillas de ángeles celestiales para volver a repetir la voz que te tantas veces le escuchamos… A ESTA ES… ,porque rafael nunca se irá, aquí queda su legado. D.E.P MAESTRO

A %d blogueros les gusta esto: