El Abad Poblaciones Dávalos, que sentía una especial devoción por Nª Sra. de los Dolores, a la que llamaba “mi madre”, destinó en sus testamento que con el producto de la explotación de sus bienes inmuebles y de una finca de olivar se sufragase en adelante el culto a la Virgen.

 

A %d blogueros les gusta esto: