La presencia de canónigos y el protagonismo de los eclesiásticos en la primera etapa histórica de la Hermandad, ocasionaba algunos problemas con los laicos, que consideraban “que todo debía andar desarreglado” por estar gobernada por clérigos.

 

A %d blogueros les gusta esto: