Debido a las dificultades económicas de la época, a mediados del siglo pasado, el monte de corcho del paso del Señor se adornaba sólo con claveles artificiales a los que el recordado Pedro Delgado (q.e.p.d.) ponía unas gotas de “esencia de clavel” para que parecieran naturales.

A %d blogueros les gusta esto: