Según las primeras reglas, cada año debían celebrarse dos Cabildos Generales, uno de elecciones el día segundo de Pascua de Pentecostés y otro el Domingo de Pasión a fin de tratar de la organización de las Procesiones de la Hermandad .
%d